viernes, 3 de mayo de 2013

MIEDO



faltaban brazos en mi noche
el llanto ahogaba,
el sueño no acudía  a salvarme
y yo volví a ti

la muerte,
una mano negra en mi hombro
que yo no supe estrechar
y volví a ti

porque el sueño no acudió a salvarme
porque yo temía
volví a ti



8 comentarios:

  1. El mejor lugar donde cobijarse Mar.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. San, un abrazo muy fuerte. Gracias por leerme.

      Eliminar
  2. Volver... donde se está seguro y se halla cobijo, es a veces la mejor opción.
    Un beso:
    Gaby*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú crees, Gaby? Aunque sólo sea por miedo? abrazo

      Eliminar
  3. Hola Mar, te he dejado un premio en mi blog. Tal vez no te interese este tipo de actividades pero igual te lo mereces. Besos

    ResponderEliminar
  4. Vaya!!!! Muchísimas gracias. Me hace muchísima ilusión!!!!! Y ese : "igual te lo mereces". ¡Uf! Viene muy bien a mi autoestima. Gracias. Cómo hago para llegar a tu blog? Cómo se llama? Un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. El miedo, esa sombra más común que la propia muerte. Dicen que es necesario para sobrevivir, yo prefiero la imaginación, los brazos, todo lo que tan bien describes.

    Un abrazo

    ResponderEliminar