viernes, 26 de noviembre de 2010

ESTE VIERNES, EL RELATO DEL JUEVES: PARTES TRASERAS.





 


Desde el primer momento, la amó con locura; desde el momento exacto en que su culo se le clavó en el ojo derecho como un anzuelo. Lo veía en su imaginación a todas horas. Su culo y ella. Lo veía en la discoteca del pueblo vecino, su culo y ella,  la noche de los viernes. Ligó con ella. Fue fácil. Sólo necesitó un piropo simpático:
―Que no me entere yo que ese culito pasa hambre. –le dijo.

Ella contestó con una sonrisa de oreja a oreja. Tenía una cara normalita pero... ¡qué tipo!¡Y qué culo!

Se vieron un par de veces hasta que le declaró su amor y le pidió para salir. Ella aceptó feliz; estaba enamorada.  Llevaba días rogando a Dios que se lo pidiera.

Dos años después, ya casados, llegó la primera bronca. Ella volvía de un paseo con sus amigas. Habían ido de tiendas y se había decidido por fin, a comprarse una mini. Se metió en el dormitorio,  se la enfundó y salió al comedor para que él la contemplara. Ella caminaba como una modela de pasarela. Él no se movió ni un ápice; sólo necesitó una frase para fulminarla:
―Que no me entere yo que te pones esa falda. Ese culo sabroso es solo pa mí.

Ella había intentado bromear para sacarle hierro al asunto. No le había gustado la expresión amenazante de sus ojos. Le habían puesto en alerta. Perose le olvidó el escalofrío que le recorrió la espalda. A la semana siguiente se la puso para celebrar la fiesta de cumpleaños de su mejor amiga. Ese mismo día recibió su primera paliza. Due en la habitación de matrimonio.  Él le golpeó hasta derrumbarla sobre la cama de matrimonio la volteó, se subió a ella y, sujetándola con la fuerza de su cuerpo y su ira, le bajó las medias y las bragas. Después, agarró una percha que yacía allí, sobre la cama, y fustigó las nalgas de su esposa varias veces mientras le repetía:
―Que no me entere yo que nadie toca este puto culo.

Más en casa de Gus. 

 RESPUESTA A VUESTROS COMENTARIOS:

gracias a tod@s por leerme, por ser tan generosos con vuestros comentarios, algunos especialmente elaborados. Decidí escribir sobre este tema al darse la coincidencia de que este jueves concidía, valga la redundancia,  con la jornada de lucha contra la violencia de género.  En este año en nuestro país ya se llevan cometidos 65 crímenes, si no me equivoco. Estoy convencida que la solución pasa por un cambio dástrico de nuestra sociedad, de nuestra manera de ver el mundo. Y, creo, que se debe empezar por educar a los niños, herederos directos de la violencia que ven en sus casas. Por eso, creo que se debería invertir tiempo, esfuerzo, dinero, en educación. Educación de valores y de emociones. Nos olvidamos de la educación emocional. Creo que este clip que aquí os dejo de Amnistía Internacional vale más que todas mis palabras. Gracias de nuevo.


EL MALATRATO A LA MUJER SE HEREDA.



18 comentarios:

  1. Hola Mar: Has sabido combinar perfectamente bien, la denuncia de la violencia de género, con el tema que nos ha convocado esta semana. La animalidad de los que creen que la mujer les pertenece, no conoce límites.
    Odio la situación que planteas, pero me ha gustado y mucho, tu relato.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Hola Mar
    Tremendo relato por lo que tiene de realidad para muchas mujeres a diario, hombres celosos, posesivos, inseguros y agresivos que consideran a la mujer como una pertenencia suya y no ven más allá de su culo, y nunca mejor dicho.
    Un escrito duro pero magníficamente relatado
    Un beso de Mar

    ResponderEliminar
  3. 25 de noviembre, todos contra la violencia de género.

    MAAARRR, aprovechas el tema del culo para exponer con dramatismo, con energía, con palabras que conducen el relato del inicio al maltrato. Ese !culo es mío! asquerosa manera de expresar posesión de la foma más insultante, y luego vienen los golpes. Ayyyy MAR, cada día nos enteramos de un caso.
    Aquello de "no me gusta que a los toros te pongas la minifalda" cancioncilla en aparencia inofensiva y graciosa, pero que avanza una forma de ser machista, así como de broma.

    MARRR, llevas una temporadita como atareada como semi oculta, sin comentar casi nada, te encontramos a faltar, cielo, me alegra verte de nuevo, no tardes tanto. Un petonet.

    ResponderEliminar
  4. ¡Madre mía, Mar!. Qué duro, pero tal vez sea más frecuente de lo que pensamos.
    Tremendo.
    Un beso, cielo.

    ResponderEliminar
  5. Toda tú, eres mía, empezando por ese culo.
    ¡Tremendo, cruel, injusto, vergonzoso!
    Hay tanto que cambiar, que la educación desde niños se hace indispensable.
    Excelente y crudo relato denuncia.

    Ya sabes que no te puedes despistar, enseguida viena la "seño" y te pone falta. (jaja)

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Bueno, qué crudo, qué cruel. Hay hombres que se creen que lo son y sólo son pura mierda. Ante bichos así lo mejor es salir corriendo y no parar.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Hola, Mar.

    Desgraciadamente, cada día conocemos más casos de esos.Y quizá sea por mi edad, a veces comprendo que las mujeres, antes, aguantaran tantas cosas dentro del marco de sus matrimonios: La forma de educarlas, los tiempos, las dependencias que las unían a sus maltratadores, (economía, hijos,familias que les aconsejaban "aguantar", falta de información y ayuda...)Lo que más me cuesta comprender-no juzgar- es que hoy, haya gente joven que está aguantando casi lo mismo o incluso más. Como dice Maria Carmen, hay que salir corriendo y no parar. Sobre todo, si hay hijos testigos de ciertas cosas.

    Queda muchísimo por hacer en este terreno.

    Aunque el relato tiene su dureza, me ha emocionado el leerte. Has bordado una triste realidad que, casi a diario, nos proporciona noticias desalentadoras.

    Un fuerte abrazo,amiga bloguera.

    Maat

    ResponderEliminar
  8. CRuda realidad que expones con maestría. Así se empieza así se termina, menos mal que no es siempre, si no habrían treminado con las poseedoras de esos culitos.
    Muy bueno.
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Uffff quería reírme con el temita en cuestión de los culos, pero aquí está el otro lado, los celos, esa posesión siempre desmedida que me revuelve las tripas, ese sabor amargo que has dejado con maestría en tu texto bien escrito y descrito. Duele, duele mucho pensar que siga pasando esto, que cada mañana nos levantemos con la noticia de otra nueva víctima del maltrato que esto... siga ocurriendo

    ResponderEliminar
  10. Muy bueno el enfoque que le has dado a lo que es la violencia domestica.
    Primavera

    ResponderEliminar
  11. Caray Mar, esto es serio.
    Con mucha gracia y desparpajo has planteado dos temas de uno.
    Verdaderamente atroz, el sentido de pertenencia de muchos hombres...
    Primero puede hacer gracia, confundido con la emoción del enamoramiento...pero la realidad va más allá...

    Muy, muy real por desgracia, pero lo has planteado de una forma muy bonita literariamente...
    Besitos, princesa.

    ResponderEliminar
  12. ...traigo
    sangre
    de
    la
    tarde
    herida
    en
    la
    mano
    y
    una
    vela
    de
    mi
    corazón
    para
    invitarte
    y
    darte
    este
    alma
    que
    viene
    para
    compartir
    contigo
    tu
    bello
    blog
    con
    un
    ramillete
    de
    oro
    y
    claveles
    dentro...


    desde mis
    HORAS ROTAS
    Y AULA DE PAZ


    COMPARTIENDO ILUSION
    AUNQUE SEA INSTANTE

    CON saludos de la luna al
    reflejarse en el mar de la
    poesía...


    AFECTUOSAMENTE


    ESPERO SEAN DE VUESTRO AGRADO EL POST POETIZADO DE CUMBRES BORRASCOSAS, ENEMIGO A LAS PUERTAS, CACHORRO, FANTASMA DE LA OPERA, BLADE RUUNER Y CHOCOLATE.

    José
    Ramón...

    ResponderEliminar
  13. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  14. Unas malas jugadas esas de mi subconsciente en su compañía. Yo acompasaba ciertamente, mi mente con mis necesidades.
    Ella me hizo haber visto después mis presunciones hasta mi valle más profundo de mi autoconfianza.

    Tésalo

    ResponderEliminar
  15. Muy duro, ese culo objeto de admiración es objeto de apropiación indebida por mor de la relación de pareja.
    Una perspectiva muy atinada para tratar el tema de este jueves.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  16. Sin haber vivido experiencia similar, no acepto ni en broma a quien sea, querido a amante, ese "ese culo (o cualquiero otra parecela de mi persona) es mio". Prefiero empezar siendo borde que no apaleada. No me gustan las bromas con matices sexistas, machistas, violentistas... llámesele como sea.

    Un contundente relato Mar. Felicidades y ojalá podamos borrar esas sensaciones de nuestra mente.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  17. Madre mía, me entra alguien con esa frase y se queda con la cara de palo mirándome la espalda de lo rápido que me doy la vuelta.

    Contra la violencia de cualquier tipo, firmo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Pertenencia,objeto para mi pura satisfaccion.Asi hay muchos que lo piensan sin questionarse un apice.Tu participacion pone un gran tema sobre la mesa.A no olvidar

    cariñitos

    ResponderEliminar